recetas

¡Quiero sandía dulce! ¿Cuál elijo? 🍉🍉

Típica pregunta cuando llegas al supermercado…Estás sofocada, con ganas de beberte tres litros de agua -y lo que te echen, mientras esté frío-, y vas decidida a comprar sandía -porque como dice la canción ¡es lo que lleva ahoora!-.


Una vez ahí, ves mil sandías en una super caja. Todas parecen iguales, ya que como he dicho, son sandías y no peras. Eh ahí que te parezcan todas iguales… Sin embargo, como buen comedor de sandía, sabes que no todas saben igual. Algunas, después de comerla sientes que bebes agua, y no por lo frescas que son, sino porque no saben a nada… Y por eso te voy a dar dos consejos:

El primero y más fácil es mirar el color: la sandía no tiene que ser multicolori, tiene un color básico, el verde, y donde se apoyaría en el suelo -en su cultivo- debe ser amarillento, no blanco o verde.

El segundo truco es el sonido: alguna vez puedes haber visto a algún iluminado dándole palmaditas, como si de un culito de bebé se tratase. Pues aunque te sorprenda, no están locos. Las palmaditas sirven para oír si la sandía está hueca o no. Si está hueca, es bueno, sino ¡a por otra!.

Por último, algunos recomiendan que pese, ya que cuánto más peso más agua, pero la verdad…nunca me he topado con una sandía que tenga peso pluma…

Ah! Y antes de comerla, dejadla un ratito fuera de la nevera. La mejor temperatura de la sandía, no es la de nuestra nevera… Así que un par de minutos, y a masticar se ha dicho.

Thats all 💚🍃
K de Kiwi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s